Finanzas

La compra del Newcastle se tambalea ante las reticencias de la Premier League.

Lo que preocupa es la estructura de la nueva propiedad del club ya que deben aclararse los vínculos entre PIF y el gobierno de Arabia Saudita.

Puntos destacados de la historia
  • Si finalmente esta operación no se cierra dentro del plazo fijado, el propietario Mike Ashley podría recurrir a una oferta del empresario californiano Henry Mauriss, actual CEO de Clear TV.
  • El mes pasado, el estadounidense hizo una oferta de 350 millones de libras esterlinas.
  • Ashley ahora sería libre de vender el club a otro aspirante debido a que el acuerdo de exclusividad con el PIF prácticamente está vencido.

Todo apuntaba a que la adquisición del Newcastle por parte del Fondo de Inversión Pública de Arabia Saudita (PIF), iba a ser mucho más fluida de lo que está resultando ya que ahora mismo se ha encontrado con la reticencia, o al menos con las reservas de la Premier League quien de momento no ha otorgado su visto bueno a la operación.

Mike Ashley, actual propietario del Newcastle, aceptó en abril una oferta de 300 millones de libras esterlinas a cargo del PIF con la expectativa de que recibiera el visto bueno de la Premier League sin mayores dificultades.

En cambio, la adquisición se ha visto frenada debido a que existe una cierta preocupación por conocer la nueva estructura de propiedad del club y su vinculación con el gobierno de Arabia Saudita. Lo que pretende la máxima competición inglesa es aclarar de algún modo esta vinculación para determinar quien va a estar realmente detrás de la nueva propiedad del Newcastle United.

La compra del club ha entrado en su semana 17 y lo que trata ahora es de pasar la prueba de los propietarios del resto de clubes y de los directores de la Premier League. Al parecer, el hecho de que PIF esté detrás de la operación de compra ha generado controversia debido al historial que presenta Arabia Saudita con respecto a la defensa de los derechos humanos y al reciente fallo de la Organización Mundial de Comercio (OMC), quien condenó al reino en una operación relacionada con BeoutQ, una televisión que al parecer pirateaba la señal de la Premiere en el país.

El Fondo de Inversión Pública de Arabia Saudita (PIF), está intentando adquirir una participación del 80% en el Newcastle a través de la negociación que está liderando Amanda Staveley quien además está interesada en adquirir un 10%, mientras que la familia Reuben, representada por Jamie Reuben, va a comprar el 10% restante.

A todo esto, debemos añadir que el reino de Arabia Saudita ha decidido recientemente prohibir que BeIN Sports, con sede en Qatar y socio oficial de la Premier League para la retransmisión de la competición en Oriente Medio, opere en el país por lo que resulta imposible ver la competición en el reino. Sin duda no es un buen precedente para sentar las bases de una buena relación con la Premier League.

En la actualidad el acuerdo está bloqueado y de acuerdo a lo que todas las partes dejan entrever hay muy pocas posibilidades de que dicho acuerdo progrese en su forma actual.

La Premier League quiere saber quien va a administrar el club y desea además tener la última palabra en áreas clave como los contratos comerciales. La estructura administrativa propuesta por el club no convence a la liga a pesar de que el propio Newcastle no reconoce la participación mayoritaria de PIF añadiendo además de que el PIF es completamente independiente del gobierno de Arabia Saudita. Precisamente el argumento de la independencia del PIF es la principal estrategia que está esgrimiendo el grupo que lidera la adquisición del club pero el hecho de que el Príncipe Heredero Mohammed bin Salman, el gobernante de facto del reino, sea el presidente del fondo no aclara este argumento de independencia.

Si la operación de compra se llevara a cabo con éxito sería Staveley quien se encargaría de la gestión de la actividad del club mientras que tres quintos de la junta estarían compuestos por representantes sauditas. El presidente del Newcastle sería Yasir Al-Rumayyan, gobernador del PIF. Además, Jamie Reuben, quien previamente debería renunciar a su cargo de director del Queens Park Rangers, ocuparía un cargo en el consejo.

Si finalmente esta operación no se cierra dentro del plazo fijado, el propietario Mike Ashley podría recurrir a una oferta del empresario californiano Henry Mauriss, actual CEO de Clear TV, una plataforma de televisión por cable que opera en Estados Unidos. El mes pasado, el estadounidense hizo una oferta de 350 millones de libras esterlinas y podría hacerse con el Newcastle ya que Ashley ahora sería libre de vender el club a otro aspirante debido a que el acuerdo de exclusividad con el PIF prácticamente está vencido.

Etiquetas

Redacción 24Supporters

Desde la Redacción de 24Supporters trabajamos para proporcionarte la información más relevante que pueda ayudarte a conocer mejor qué elementos influyen en mayor medida en la gestión de entidades y competiciones deportivas.
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar