Gestión

Nike anuncia un recorte de su plantilla y una reestructuración de su cúpula directiva.

La implementación de CDA (Consumer Digital Acceleration), una iniciativa de transformación digital, es la causante de esta reestructuración a nivel global.

Nike está reorientando su enfoque de negocio desde un modelo mayorista basado en la distribución a gran escala a otro que se va a centrar en las ventas digitales directas al cliente final. Y para ello está implementando lo que denominan como CDA (Consumer Digital Acceleration), una iniciativa cuyo objetivo es proporcionar una experiencia premium al consumidor ya sea por medio de innovadoras soluciones tecnológicas que incorpore la compañía como consecuencia de una unificación de sus inversiones o bien a través de un ecosistema de socios tecnológicos que permitan consolidar su nuevo modelo de negocio.

La compañía, que en la actualidad emplea a más de 76.000 personas en todo el mundo, no ha ofrecido detalles sobre el número de despidos o las zonas geográficas más afectadas. Lo que sí ha indicado es que dichos despidos van a representar un coste de entre 200 millones y 250 millones de dólares.

Asimismo, Nike ha anunciado una reorganización de sus altos directivos y como consecuencia de ello se han nombrado nuevos jefes regionales en Europa, Oriente Medio, África, Asia Pacífico y América Latina que según la compañía norteamericana reportarán a Heidi O’Neill, presidenta del área de consumidor y marketing de Nike. Además, la compañía introduce nuevas piezas a su engranaje directivo con la contratación de Craig Williams, procedente de Jordan Brand, y de G.Scott Uzzell, ex director ejecutivo de Converse Inc. Ambos reportarán directamente al director ejecutivo de Nike, John Donahoe.

En su comunicado oficial, Nike ha añadido con respecto a la reestructuración y los despidos que con ello van a conseguir «una organización más ágil y plana al servicio de los consumidores» y facilitará además una rápida toma de decisiones por parte de los directivos.

Por su parte, John Donahoe ha afirmado que «Estamos anunciando cambios hoy para transformar Nike más rápido, acelerar nuestras mayores oportunidades de crecimiento y ampliar nuestra posición de liderazgo».

Debemos recordar además que Nike presentó unos resultados trimestrales que arrojaban unas pérdidas de 790 millones de dólares. En marzo, la compañía tuvo que cerrar aproximadamente el 90% de sus tiendas físicas en todo el mundo como consecuencia de la pandemia provocada por el COVID-19. En cambio, y quizá en esto reside la clave de la aceleración de todo este proceso de transformación a cargo de Nike, las ventas online se incrementaron un 75% como consecuencia probablemente del confinamiento global al que se ha visto sometida la población.

En la actualidad la mayoría de esas tiendas físicas han reabierto de nuevo pero según ha declarado Donahoe Nike espera que los ingresos digitales representen la mitad de todas las ventas de la compañía “en un futuro previsible”.

Esta circunstancia no hace sino acelerar un proceso de transformación digital inevitable, un camino que se reorienta desde modelos de negocio basados en la distribución a gran escala a través de intermediarios hacia un modelo que pone en contacto directo a la marca con sus clientes finales gracias a la implementación eficaz de las nuevas tecnologías, un ecosistema de soluciones que permiten proporcionar nuevas experiencias a los clientes gracias al poder y capacidad de inversión con la que cuentan compañías como Nike.

Etiquetas

Juan Carlos Navarro

Fundador de la agencia de marketing MarketinLife lleva 10 años vinculado al marketing deportivo proporcionando servicios de consultoría a clubes y entidades de primer nivel tanto nacional como internacional. Además acumula más de 20 años de experiencia en el sector de Nuevas Tecnologías trabajando con grandes empresas y marcas ayudando en sus procesos de transformación digital.
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar